Preguntas frecuentes

¿Cuáles son las ventajas de poder contar con un servicio de interpretación profesional?

La organización de cualquier evento con participación internacional requiere una gran inversión en términos de tiempo y dinero. No obstante, su éxito depende en gran medida de la calidad del trabajo de los intérpretes y del soporte técnico. Ellos son los encargados de transmitir todo el contenido a los participantes y de facilitar la comunicación y el entendimiento entre todos.

¿Qué modalidades de interpretación existen?

En función del tipo del evento se puede elegir entre las siguientes modalidades de interpretación:

Interpretación simultánea: El intérprete traduce el discurso original en tiempo real. Es el tipo de interpretación más dinámico y fluido, apropiado para la mayoría de eventos. Ese tipo de interpretación requiere unas instalaciones técnicas adecuadas, (cabina, receptores, sonido). Se suele utilizar en un 80% de las ocasiones.

Interpretación simultánea con un equipo portátil (“inalámbrico”): Este tipo de interpretación es el más idóneo para visitas guiadas (instalaciones técnicas, inspecciones, visitas culturales, etc.) y/o reuniones con un número reducido de participantes. El intérprete se posiciona al lado del orador y transmite por micrófono su traducción a los oyentes que, a su vez, llevarán un receptor.

Interpretación de susurro: En esta modalidad de interpretación simultánea el intérprete, posicionado al lado del oyente, susurra a éste los mensajes del emisor, en tiempo real y sin necesidad de equipo técnico.

Interpretación consecutiva: En esta modalidad, el intérprete traduce el mensaje original una vez que el orador ha acabado de pronunciarlo. Si el discurso es muy extenso, el orador suele detenerse cada cierto tiempo para permitir al intérprete ofrecer su traducción. Para garantizar una reproducción fiel de sus palabras, el intérprete toma notas durante la intervención original. Se suele recurrir a la interpretación consecutiva en reuniones bilaterales, banquetes, ruedas de prensa, entrevistas a medios, etc.

¿Por qué se necesita a más de un intérprete?

El trabajo de un intérprete requiere un nivel de concentración muy elevado, de manera que, al cabo de unos 30 minutos, un intérprete simultáneo necesita descansar para recuperar la concentración inicial. Por esta razón, los equipos de interpretación se componen de dos intérpretes por idioma, que se van turnando cada media hora. Solo de esta manera se puede asegurar una calidad óptima de la interpretación durante todo el evento.

¿Qué formación se necesita para ser intérprete profesional?

Además de contar con un perfecto dominio de sus idiomas de trabajo, un intérprete tiene que manejar las técnicas de cada modalidad de interpretación y disponer de una amplia cultura general, así como de conocimientos especializados en una gran variedad de ámbitos. Los intérpretes de RIV han pasado todos por un proceso de selección muy estricto, por lo que ofrecen las máximas garantías de calidad, profesionalidad y ética profesional.

¿Es caro contratar los servicios de un intérprete profesional?

Esta es una de las preguntas más frecuentes en torno a la interpretación. La respuesta es clara: teniendo en cuenta el valor añadido y la garantía que ofrecen los intérpretes profesionales, no son caros. El éxito de muchos eventos depende en gran medida de la calidad de los intérpretes. Una mala calidad de interpretación puede arruinar todos los esfuerzos de organización de un evento. Así mismo, la labor de los intérpretes de RIV no se limita a la interpretación propiamente dicha, sino que incluye también todos los equipos de interpretación y audiovisuales necesarios para su evento. De esta manera, todos los organizadores pueden estar seguros de estar seleccionando la mejor modalidad de interpretación y a un excelente grupo de profesionales para sus eventos.

¿Qué espera la compañía de los organizadores?

Para conseguir unos resultados óptimos es imprescindible que exista una buena colaboración entre RIV y los organizadores. La preparación es un elemento fundamental del trabajo para nuestro personal. Para ello, el organizador deberá facilitar con antelación toda la información disponible que, por supuesto, será tratada siempre de forma confidencial.